Disminuyen recursos para deportistas

Se acaba de informar un drástico recorte que tendrá el Plan Olímpico del Ministerio de Deportes, entre otros recortes de la misma temática. Esa disminución es totalmente contraria a lo que se había publicitado en la campaña, en donde se comprometió “Fortalecer el Plan Olímpico incrementando su presupuesto y nombrando un Director General en el Ministerio del Deporte y coordinadores/fiscalizadores para trabajar con las federaciones.” (Fuente: http://deporte.sebastianpinera.cl/).

Sin embargo, mi intención no es visibilizar la mentira, falta a la verdad o incumplimiento de promesas de Sebastián Piñera, sino la falta y ausencia total de una política pública de deporte. Para entender eso, solo debemos entender primeramente dos cosas. El Estado de Chile realiza muchas de sus acciones deportivas (que no son muchas) canalizadas en colegios públicos, en circunstancias que precisamente ahí es donde ha estado cayendo la matrícula y, como si fuera poco, el número de personas y niños que han optado por exámenes libres, desertando del sistema escolarizador tradicional sigue aumentando año tras año; por tanto el canal por donde fluye la política deportiva formativa no es la más adecuada; por ejemplo, porque no existen beneficios e incentivos para crear clubes sociales y deportivos?… estos fueron relegados a una segunda línea por las sociedades anónimas deportivas e instituciones privadas con fin de lucro.

El segundo aspecto, más importante que el primero, es que en Chile un deportista tiene que demostrar algo, un logro, una medalla, un campeonato, una marca mundial y ahí entra el Estado para ayudar de manera consistente, pero antes no; antes es pega de la familia. Para ver experiencias comparadas no hace falta ir muy lejos, solo cruzar la cordillera, en Argentina las “lucas” se ponen antes, para formar al deportista y para que el logro sea fruto del esfuerzo del deportista y de la política deportiva pública. Acá no es así, acá el Estado te ayuda siempre y cuando me hayas demostrado algo.

Todo lo anterior no hace más que convertir una oportunidad que debiera ser justa, transversal y con consecuencias saludables en una política inmoral y elitista.

Es inmoral porque el Estado se aprovecha de quienes debería apoyar; se acerca cuando el deportista ya obtuvo sus logros a usufructuar de su éxito (fotos en La Moneda incluida). Es decir, se preocupa de apostar por la “sandia calada”, pero no se la juega de la misma manera en generar esas “sandias caladas”, y deja esa tarea a las respectivas familias.

Y también es desigual y elitista, porque al dejar lo anterior en manos de las familias, permite que solo los pequeños con oportunidades logren triunfar y no quienes tienen talento. Arriba llegan los hijos de padres que tienen los recursos para solventar entrenamiento y dedicación, muy meritorios, por cierto, ¿pero cuantos se perdieron en el camino por no tener esos recursos ni un trabajo cooperativo con el sector público?

Como si fuera poco, el deporte colectivo más exitoso de nuestra historia, Hockey sobre Patines, al no ser olímpico (pero destacar en cada Campeonato Mundial) puede verse tremendamente afectado por recortes presupuestarios y comprometer su asistencia a Competencias Internacionales.

Lo más terrible es que está política inmoral, desigual y elitista es del Estado, y el Estado somos todos nosotros, entonces ¿qué harás tú al respecto?

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s